Saltar al contenido

Alrededor de la cuarentena suele llegar la segunda crisis de lactancia.

De nuevo el comportamiento del bebé puede desconcertar y angustiar a las madres. El bebé se muestra nervioso al empezar a mamar. Da tirones, arquea la espalda y estira las piernas. Puede hacer ruidos de desagrado mientras está mamando, y es que realmente hay algo que no le gusta demasiado... La leche materna, que suele ser más bien dulce, ahora cambia temporalmente su composición y se vuelve más salada.

Como siempre los comentarios del entorno no ayudan: "te rechaza el pecho", "no sale leche", "se queda con hambre"...

Ante esta crisis, al igual que en las demás, se debe tener paciencia, pensar que no pasa nada y seguir amamantando a demanda. Tras aproximadamente una semana, el sabor de la leche se normalizará y el bebé volverá a mamar con tranquilidad.

En esta infografía Mamandoo resume las características más comunes de esta crisis y algunos "truquitos" para que sea algo más llevadera.

 

 

Uso de cookies

Al navegar por este sitio estás aceptando el uso de cookies. Lee más sobre la política de privacidad y el uso de cookies en el siguiente enlace. Aviso legal, política de privacidad y cookies ACEPTAR

Aviso de cookies