Saltar al contenido

¿Y si me tomo un rebujito?

Por aquí andamos de feria, y son ya varias mamás lactantes las que me consultan sobre si pueden tomarse o no "un rebujito", que me preguntan cuanto deben esperar para volver al darle el pecho al bebé, o si deben extraerse leche y tirarla.

A ver, partimos de la base de que el consumo de alcohol no es recomendable para la salud en ningún caso. Lo ideal para cualquier persona es consumo de alcohol cero, así que para una madre lactante también.

Un consumo excesivo de alcohol puede tener efectos en el lactante: sedación, irritabilidad, o problemas de crecimiento y retraso psicomotor si el consumo es además frecuente. Por otro lado, existen varios estudios que muestran que un consumo agudo de alcohol por parte de la madre puede interferir en la liberación de oxitocina en respuesta a la estimulación del pecho, por lo que el reflejo de eyección se vería afectado (la leche tarda en salir o no sale), y esto, a largo plazo, puede hacer que la producción también acabe viéndose afectada.

Si se diese el caso de que la madre ingiera bebidas alcohólicas, hemos de tener en cuenta que la concentración de alcohol alcanzada en su leche se igualaría con la concentración en sangre en todo momento. Una persona en estado de embriaguez evidente puede rondar los 0,15gr/100 ml en sangre (y en leche!). Teniendo en cuenta que una cerveza sin alcohol puede contener hasta 0,5g/100ml, la leche de una madre visiblemente borracha podría ser etiquetada como leche sin alcohol. Por otro lado, la cerveza “0,0” puede contener hasta 0,09g/100ml. En España, el límite de alcohol en sangre para poder conducir es de 0,05gr/100ml, por lo que una madre con 0,06g/100 ml de alcohol en sangre no puede conducir, pero su leche podría seguir etiquetándose como leche “0,0”. A veces las madres intentan calcular cuanto deben esperar para dar el pecho en función de la cantidad de alcohol consumida, aplicando algunas fórmulas que existen por ahí, que tienen en cuenta el peso de la madre. Pero es difícil saber exactamente la cantidad de alcohol que has tomado, (en gramos además!) si por ejemplo tomas un combinado, o nuestro famoso rebujito. Además, las referencias de las que se disponen para el cálculo son orientativas, ya que no todo mundo metabolizará el alcohol con la misma velocidad. Por ello, quiero citar al reconocido pediatra Carlos González que me encanta como aborda y simplifica este tema: “si puedes conducir, puedes dar el pecho. Si no puedes conducir, y es posible esperar antes de dar el pecho, mejor espera. Si el niño está desesperado, aunque no puedas conducir, y la única alternativa es darle un biberón de leche artificial, es mejor dale el pecho. Pero aprende de tus errores y no te vuelvas a poner en esa situación”.

Como ya hemos dicho, la concentración de alcohol en la leche siempre es igual a la concentración que tengamos en la sangre en ese momento, ya que éste pasa a la misma desde el torrente sanguíneo por difusión pasiva. Por lo tanto "el alcohol no se acumula en la leche", por lo que no tiene sentido sacarse y desecharla. Cuando pase un rato y nuestro cuerpo haya metabolizado el alcohol, los niveles en sangre habrán bajado y por lo tanto los niveles en la leche también. Por el mismo motivo, sacarse leche tampoco hará que el alcohol desaparezca antes.

Así que, de nuevo me reitero en que lo recomendable siempre es no consumir nada de alcohol, pero que si decides hacerlo que sea de forma ocasional,  y por supuesto que sea un consumo moderado y responsable. 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Al navegar por este sitio estás aceptando el uso de cookies. Lee más sobre la política de privacidad y el uso de cookies en el siguiente enlace. Aviso legal, política de privacidad y cookies ACEPTAR

Aviso de cookies